Te encuentras en Mejores comparativas > Todo para el bebe > Mejores actividades auditivas para bebes

Mejores actividades auditivas para bebes

La atención es una habilidad importante a desarrollar, porque es la base de muchos aprendizajes y buenas relaciones con los demás. De hecho, la atención permite que un niño se concentre en una persona, objeto o actividad durante un cierto período de tiempo. ¿Cómo apoyar el desarrollo de la atención en los bebes? Con la ayuda de actividades auditivas para bebes.

 

 

Mejores actividades auditivas para bebes

A los bebés les gustan los sonidos diferentes

Los primeros meses después del nacimiento, la audición de los pequeños continúa desarrollándose y refinándose. Para hacer esto, los oídos del bebé deben ser estimulados por diferentes sonidos. El recién nacido aprecia especialmente la voz de su madre y la de otras personas a su alrededor. Ya es capaz de distinguir la voz de su madre entre todas las demás.

Además, puede detectar voces humanas entre todos los ruidos circundantes. Durante los primeros meses, aprende a reconocer diferentes sonidos del lenguaje. Pero nuevamente, el bebé debe practicar su audición, por eso es importante hablar con él desde el principio.

Con el tiempo, no solo se dejará conquistar por la voz de sus padres, sino también por otros sonidos provenientes del reloj musical, la aspiradora, una puerta que se abre, la música o la melodía de sus juguetes. Es posible que tenga más problemas con ciertos sonidos agudos, lo que indicará por su insatisfacción.

Actividades para estimular la audición

Aproximadamente desde el quinto mes en adelante, el bebé puede reconocer de qué dirección proviene un determinado sonido. Párese en diferentes lugares de la habitación y llame a su hijo por su nombre de pila. Ya es capaz de reconocer su propio nombre y dirigirá su atención en la dirección de donde proviene la llamada.

  • Cántele canciones a su niño pequeño con regularidad y recítele rimas infantiles.
  • Use diferentes tonos para hablar con su bebé.
  • Habla con él a veces en voz baja y a veces en voz alta.
  • Presente a su hijo un instrumento. Por ejemplo, siéntese al piano y toque algunas notas diferentes. Para darle un punto de comparación, también juega el triángulo.
  • Ofrezca a su pequeño objetos con diferentes tonos como sonajeros, campanillas y tambores.
  • Escuche música con su bebé. Los niños aprecian especialmente las piezas de Mozart.
  • Preste atención a los diferentes ruidos y explique de dónde provienen. Entonces, si abre el grifo, dígale: “¿Puedes oír el agua que fluye?” O de nuevo: “Escucho el ladrido de un perro”. Luego imita este ruido.
  • Aplauda produciendo diferentes ritmos.
  • Asegúrese siempre de que los ruidos no sean demasiado fuertes.
  • Habla mucho con tu hijo

Estimular la audición de tu bebé es muy fácil, solo necesitas hablarle mucho, recitarle rimas infantiles y cantarle canciones. Verá, reaccionará con entusiasmo. Y eso no es todo. Su bebé no solo desarrollará su audición, sino que ya se animará a imitarla. De hecho, la audición y el aprendizaje de idiomas están estrechamente vinculados. A partir del tercer mes, los pequeños empiezan a utilizar la voz de forma más consciente: balbucean, gruñen, chillan, ríen y ríen. Si logra establecer algún tipo de diálogo con su bebé a través de estos efectos de sonido, significa que la audición de su hijo está progresando bien.

¿Cuáles son las mejores actividades acústicas para bebés en casa?

Incluso si ya tiene un oído atento, es posible estimular el desarrollo auditivo de su hijo. A continuación, se muestran algunos ejemplos de lo que puede hacer.

  • Indíquele los ruidos cotidianos (por ejemplo, la secadora, los camiones que su hermano mayor rueda por el suelo, la lluvia en la ventana, etc.). Para su hijo, estos ruidos son de gran interés y despiertan su curiosidad.
  • Limite tanto como sea posible los ruidos de fondo (p. Ej., Televisión, radio, etc.) que cubran sonidos más finos como el canto de los pájaros o su voz. Estos ruidos de fondo también pueden interferir con la comprensión y el aprendizaje de su hijo.
  • Cante, imite los sonidos que hace su hijo o cambie el tono de su voz (alto o bajo) cuando estén juntos en el carro, bañándose, cocinando con ellos, etc. Si bien los CD de canciones y rimas infantiles son excelentes, recuerde que su hijo está más atento y receptivo a su voz. Además, cuando le canta sus canciones favoritas, también le transmite una parte de su cultura.
  • Diviértete junto a instrumentos musicales y objetos musicales.

La estimulación de la audición debe comenzar durante el embarazo. Escuche diferentes tipos de música y hable con su barriguita. Es muy importante que el papá también se dirija al futuro bebé durante el embarazo, porque de esta manera reconocerá la voz de su papá al nacer.

Otra técnica para estimular su audición y así lograr estimular su oído y lograr un mejor desarrollo del lenguaje es mostrarle objetos que hacen ruido. Una campana, una campana o un llavero bastarán. En primer lugar, debes mostrarle el objeto y hacer que escuche el sonido que hace. Una vez que el bebé identifica el sonido con el objeto en cuestión, hágalo sonar sin que el bebé vea el objeto que está haciendo el ruido. Observará cómo el infante busca el objeto con sus ojos, porque ya ha identificado este sonido con el objeto en cuestión.

La importancia de aprender a prestar atención

Antes incluso de saber hablar, las habilidades de atención de un niño están en pleno desarrollo. De hecho, tan pronto como presta atención a los adultos que lo rodean, el bebé escucha los sonidos y las palabras que dicen. Así es como el niño aprende gradualmente a decodificar las palabras, la estructura y la gramática de su idioma.

Varios otros aprendizajes están relacionados con las habilidades de atención en los niños, por ejemplo, aprender a contar, leer y resolver problemas. Las habilidades de atención le permiten comprender en particular lo que debe hacer para completar una actividad (por ejemplo, instrucciones o pasos a seguir), así como el propósito de esta actividad (por ejemplo, apilar bloques para hacer una torre). Por lo tanto, para realizar una tarea específica, el niño pequeño debe poder prestar atención.

Asimismo, la capacidad de atención le permite al niño dar más importancia a ciertos elementos de su entorno, como una instrucción hablada por mamá o un comentario hecho por un amigo.

Para habilidades sociales

Las habilidades de atención también están involucradas en el desarrollo de las relaciones interpersonales y en las habilidades sociales de los niños. De hecho, para llevarse bien con los demás, evitar discusiones y resolver conflictos, debe saber expresarse, pero también debe ser capaz de escuchar lo que se le dice, sin interrumpir su discurso.

Mientras espera su turno para hablar, el niño tiene acceso a toda la información necesaria para comprender lo que se le dice. Por tanto, se recurre a la inhibición del niño, que está fuertemente ligada a su capacidad de atención. De hecho, la capacidad de inhibición permite al niño controlar sus emociones, sus pensamientos y sus acciones con respecto a las situaciones que surgen en su entorno. Al igual que las habilidades de atención, la inhibición se desarrolla mucho entre los 3 y los 7 años, junto con los cambios asociados con la maduración del cerebro.

Período de atención conjunto

El período de atención conjunto (o turnos alternos) se desarrolla incluso antes de que aparezca el lenguaje real en los niños. Por ejemplo, a partir de los 3 meses, los bebés tienden a guardar silencio cuando un adulto les habla. Por otro lado, los estudios sugieren que existen vínculos entre la atención y el desarrollo del lenguaje en los niños; Las dificultades del lenguaje podrían estar asociadas con el trastorno por déficit de atención (TDAH), por ejemplo.

¿Cómo mantener la atención de su hijo?

Antes de que maduren ciertas estructuras del cerebro, es posible que la atención de su hijo esté menos enfocada y sea más corta. Así que no lo hace a propósito para distraerse. Aún puede ayudar a su hijo a desarrollar sus habilidades de atención.

Esto es lo que puede hacer para llamar su atención cuando les habla.

Cuanto más pequeño sea su hijo, menor será su capacidad de atención. Es por eso que puede tener una tendencia a explorar un nuevo entorno o un nuevo objeto por impulso.

  • Mire a su hijo cuando le hable para que pueda mirarlo a los ojos.
  • Limite las fuentes de distracciones visuales y auditivas alrededor de su pequeño. Por ejemplo, apague la televisión, baje el sonido de la radio, lleve a su hijo a un rincón tranquilo del parque o evite las luces demasiado brillantes que pueden ser molestas.
  • Anime a su niño a que no hable al mismo tiempo que usted y a que se turne para hablar.
  • Pídale a su hijo que repita con sus palabras lo que acaba de escuchar.
  • Repita lo que acaba de decir usando otras palabras para asegurarse de que su hijo comprenda lo que está diciendo.
  • Comprueba que tu pequeño no esté estresado o excitado por objetos, personas o elementos del entorno, ya que esto podría impedirle escuchar bien (ej: la presencia de un perro en el parque si le tiene miedo a este animal).
  • Asegúrese de que la actividad que se le ofrece a su hijo sea adecuada para su edad (hora de cuentos, juegos, manualidades, etc.). La capacidad de atención de un niño varía con su edad y puede resultarle difícil concentrarse y permanecer quieto durante mucho tiempo.
  • Ofrezca actividades que satisfagan las necesidades y preferencias de su pequeño, ya que su nivel de atención depende de ello. Así, si la actividad no le interesa, es poco probable que le preste mucha atención.
  • Dé algunas instrucciones a la vez, especialmente si su hijo es pequeño. Tus instrucciones deben ser breves y claras, además de adecuadas a su edad, para que tu pequeño pueda entenderlas plenamente y concentrarse en ellas.
  • Compruebe que un problema de salud, cansancio u otro malestar no sea la causa de su mala escucha. Puede ser difícil para su hijo concentrarse en sus palabras si tiene ganas de ir al baño o si tiene una infección de oído, por ejemplo.
  • Reconozca los esfuerzos de su hijo, por ejemplo, diciendo: “¡Bien hecho, sé que no es fácil permanecer atento durante tanto tiempo! Su aliento puede motivarlo a tratar de prestar más y más atención.
  • Muévase con su hijo. Esto se debe a que estar activo aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo que ayuda en el desarrollo de procesos cognitivos, como la atención.
  • Si su hijo tiene problemas para escuchar bien, puede pedirle que adopte una posición de escucha cuando necesite escuchar con atención (por ejemplo, sentarse en el suelo con las piernas cruzadas y las manos en las rodillas o sentarse en una silla con las manos sobre la mesa). , sin movimiento). También puede utilizar fotografías o dibujos que le ayuden a recordar qué hacer (por ejemplo, ojos para recordarle que mire a la persona que habla, un personaje con un dedo en la boca para mostrarle que no habla al mismo tiempo que el otro).

Actividades para mejorar las habilidades de atención familiar

  • Intente reconocer los sonidos ambientales y encontrar de dónde provienen.
  • Cante una canción que su hijo conozca, cambiando una palabra. Si su hijo no se da cuenta de que no se apegó a la letra de la canción, dígale que la va a cantar de nuevo y que le diga si comete algún error.
  • Juega “Cuando voy al mercado, pongo en mi canasta…” Repite la oración y nombra un artículo para poner en la canasta. Los jugadores se turnan para repetir la oración, enumerando los artículos que ya están en la canasta y agregando un artículo de su elección.
  • Haz acertijos con los objetos que estén cerca de ti, por ejemplo: “Soy gris y tengo cuatro patas” (refiriéndose al sofá del salón). Este tipo de juego anima a su hijo a prestar atención a los detalles del entorno y a centrar sus pensamientos en elementos específicos.
  • Juegue juegos de mesa con su hijo, ya que a menudo implican habilidades de atención (por ejemplo, memorizar la ubicación de un mapa o un objeto, concentrarse en pistas visuales, observar las estrategias de otros jugadores para guiar sus propias acciones, etc.).
  • Léale a su hijo y hágale preguntas sobre el flujo de la historia para ver si está prestando atención y la comprende bien. Hacerle preguntas durante la historia lo hace más activo y lo ayuda a prestar más atención.

Una mano amiga para la escuela

Tan pronto como ingrese al jardín de infancia, su hijo descubrirá un nuevo entorno (escuela) compuesto por muchos estímulos, que requerirán esfuerzos para enfocar su atención. En clase, el profesor y los demás niños no siempre se dirigirán a él personalmente, sino a todo el grupo. Si tiene una buena capacidad de atención, su hijo podrá reconocer los mensajes importantes entre todos los sonidos que escucha, y los momentos en los que debe adaptarse a las exigencias del entorno (por ejemplo: rutina de recreo para lavarse las manos, etc.).

Conclusión

El desarrollo de las habilidades de atención es esencial para el aprendizaje y el desarrollo de un niño.

Cuanto más pequeño es un niño, menor es su capacidad de atención.

Un niño pequeño puede permanecer atento más fácilmente cuando las actividades o conversaciones le interesan y son apropiadas para su edad.