Purificadores de aire y Covid-19. ¿Qué filtro HEPA es más seguro?

Ultima vez modificado: 15/11/2020

Advertencia: Debe recordarse que los purificadores de aire no son en modo alguno un milagro o una solución todo en uno para combatir solos el coronavirus o cualquier otra epidemia. Si bien el uso de estas tecnologías de purificación del aire mejora eficazmente el aire de una habitación siempre que tenga filtro HEPA, esto de ninguna manera evita la transmisión del virus por otros medios. Por lo tanto, se mantienen las precauciones de higiene habituales: lávese las manos con regularidad, use una mascarilla, no se toque la cara, evite las grandes reuniones o el contacto prolongado con personas enfermas, etc. Más información aquí.

Purificadores de aire y Covid-19

Coronavirus

Características biológicas

COVID-19 o SARS-CoV-2 es una enfermedad respiratoria infecciosa transmitida por un virus que mide aproximadamente 125 nm o 0,125 µm. A modo de comparación, aquí está el tamaño de los gérmenes comunes:

  • Virus de la influenza: de 0,08 µm a 1 µm de diámetro. Virus de la influenza A: 0,08 – 0,12 μm
  • Las especies de coronavirus, en particular MERS-CoV y SARS-CoV, varían en tamaño de 0,06 a 0,2 µm con un tamaño medio de 0,1 µm.
  • Los estafilococos comunes tienen aproximadamente 1 μm de diámetro.

Modos de transmisión del coronavirus

Actualmente la transmisión de COVID-19 se ha establecido a través de tres rutas diferentes. Aquí están en orden de preponderancia:

  • Por contacto de las mucosas de la cara (ojos, nariz, boca) con manos o superficies contaminadas.
  • Por proyecciones de gotitas de 0,5 a 60 µm al hablar, toser, estornudar o sonarse la nariz.
  • Por aire a través de aerosoles (menos predominantes) por habla, respiración, etc.

Filtro HEPA H13

Definición

HEPA es un acrónimo que significa “filtro de aire de alta eficiencia”. Es una norma, definida por las normas europeas 5 EN 1822 y EN ISO 29463, que designa cualquier filtro capaz de filtrar al menos el 99,97% de las partículas con un diámetro mayor o igual a 0,3 µm (0,3 micrones), en una pasada.

Para obtener la certificación HEPA, un filtro pasa una prueba de “DOP” (partículas de aceite dispersas). Utiliza partículas de aceite (0,3 µm) para evaluar la tasa de filtración.

Por tanto, hay 5 clases de filtros HEPA según la tasa de eficiencia:

  • H10: 85%, pasa 15.000 partículas de 0,1 micras por litro de aire.
  • H11: 95%, pasa 10.000 partículas de 0,1 micras por litro de aire.
  • H12: 99,5%, deja pasar 500 partículas de 0,1 micras por litro de aire.
  • H13: 99,95%, deja pasar 50 partículas de 0,1 micras por litro de aire.
  • H14: 99,995% permite el paso de 5 partículas de 0,1 micras por litro de aire.

Si hay filtros ligeramente más eficientes (ganancia de 0.05%) como los filtros HEPA H14 o ULPA, estos ralentizan el flujo de aire purificado y, por lo tanto, son contraproducentes para aspirar gotas de manera rápida y eficiente. Puedes encontrar más información sobre filtros HEPA H13 y H14 detallada

Mecanismos de filtración

Hay tres mecanismos de filtración diferentes que permiten que el filtro HEPA intercepte partículas:

  • Impactación inercial: las partículas y gotas de más de 1 μm son lo suficientemente grandes para ser recogidas directamente por las fibras del filtro
  • Intercepción directa: las partículas y gotitas de más de 0,1 μm son interceptadas por la fuerza de Van der Waals (fuerza de atracción intermolecular) cuando pasan a través del filtro.
  • Difusión browniana: las partículas más pequeñas que miden menos de 0,1 μm (como aerosoles) tienen la denominada trayectoria browniana. Tienen un movimiento aleatorio que los hace golpear las fibras del filtro y luego son capturados a través de la fuerza de Van der Waals.
  • Fuerzas electrostáticas: atraen aerosoles virales a la fibra del filtro donde son capturados a través del proceso 2 o 3.
  • Filtración de partículas de 0,01 μm

Aunque a menudo se afirma que los filtros HEPA solo son capaces de capturar partículas de 0,3 μm o más, esto no es cierto en absoluto. Esta afirmación errónea se basa en parte en un malentendido de cómo funcionan los filtros HEPA. Si el estándar HEPA distingue las partículas de 0,3 μm, es porque son, sin duda, las más difíciles de filtrar. Es por esta razón que se utiliza 0.3 micrones como punto de referencia para medir la efectividad de los filtros HEPA.

Sin embargo, las partículas de hasta 0,01 μm son capturadas por un filtro HEPA. Un estudio de la NASA en 2016 lo demostró muy claramente. Esto demostró que los filtros HEPA son muy efectivos tanto para capturar un porcentaje extremadamente alto de nanopartículas como para partículas más grandes de más de 0,3 μm.

A modo de comparación, las máscaras FFP2 actualmente recomendadas están estandarizadas para filtrar al menos el 94% de aerosoles y partículas con un diámetro promedio de 0,6 (con una variación de 0,1 a 1 μm). Por lo tanto, un filtro HEPA H13 ofrece una filtración superior que una máscara FFP2.

Esterilización UVC

El efecto germicida de los rayos UVC se conoce desde hace más de un siglo e incluso le valió a Niels Finsen el Premio Nobel de Medicina en 1903. Los rayos UV, invisibles a simple vista, se utilizan en la esterilización del agua o el aire. Éstos dañan el ADN de los gérmenes (bacterias, virus e incluso mohos) y permiten inactivarlos.

La longitud de onda de 254nm (UVC de bajo espectro) es la que más se ha estudiado por su eficacia contra virus. Su eficacia contra todo tipo de gérmenes ha sido establecida por cientos de estudios en todo el mundo. Esta longitud de onda se ha probado en particular contra la familia de los coronavirus y los virus transmitidos por el aire en general, y también contra el virus del SARS 12,13 y el MERS 14 en particular.

Tenga en cuenta que el genoma de COVID-19 comparte un 80% de similitud con el del SARS.

Un estudio estadounidense también respalda la efectividad de estos rayos UVC contra COVID-19.

Un estudio de Harvard de 2007 demostró claramente la eficacia de la radiación UVC de 254 nm, independientemente del tamaño del virus.

Por tanto, todos los elementos apuntan en la dirección de la total eficacia de estos rayos para inactivar COVID-19.

Cabe recordar que la lámpara UVC se utiliza sobre todo para esterilizar los filtros y el interior de los purificadores de aire AIRVIA Medical. El flujo de aire es generalmente demasiado rápido para esterilizar el aire y mantener una tasa de purificación de aire eficiente.

Conclusión

La efectividad de los filtros HEPA y los rayos UVC para capturar y destruir el coronavirus respectivamente cuando está presente en el aire no está en duda y es por eso que estas dos tecnologías están en el centro de las recomendaciones de muchos profesionales de la salud.

Además de estas tecnologías, nuestros purificadores de aire AIRVIA Medical también utilizan dos tecnologías que también tienen el potencial de actuar contra el coronavirus: fotocatálisis e ionización con resultados interesantes, en particular sobre el virus de la gripe. Se requieren más estudios antes de que se pueda decir que son efectivos o no.

¿Cómo de util fue este artículo?

¡Ayudanos con tu voto!

Puntuación media 0 / 5. Cantidad de votos 0

Nadie a votado aún, puedes ser el primero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies