Te encuentras en Mejores comparativas > Electrónica > Componentes Pc > VPS y servidor dedicado: todo lo que debes saber para elegir el adecuado

VPS y servidor dedicado: todo lo que debes saber para elegir el adecuado

Cuando se va a crear un negocio por internet, hay que revisar las opciones de alojamiento que se pueden disponer, para que dependiendo de las necesidades y el presupuesto, poder elegir la opción que más convenga. Vamos a revisar cuáles hay disponibles en la actualidad y cuál es la opción más rentable.

VPS y servidor dedicado

Toda página web necesita un hosting o alojamiento web en una máquina que almacene toda la información y los datos que integren la correspondiente plataforma digital. Hay varios tipos que se ofrecen para satisfacer las necesidades de cada proyecto, los cuales debes conocer bien para saber elegir el más adecuado, dependiendo de tus necesidades y presupuesto.

Hay tres tipos de hosting: el compartido, el VPS y el servidor dedicado. El compartido es, básicamente, el alojamiento de iniciación de toda página web que esté dedicada simplemente a presentar información, que no utilice muchos recursos ni trabaje con muchas funciones, es el servicio que se usaría para desarrollar un blog informativo.

En cambio, el VPS y el Servidor Dedicado son hostings de una gama más alta, que están especialmente ideados para proyectos más grandes en los que se necesita más almacenamiento, velocidad de procesamiento y recursos que demandan más potencia.

Servidores VPS

El servidor privado virtual, o VPS, por sus siglas en inglés de Virtual Private Server, es un servidor que funciona de forma individual en una máquina que tiene otro VPS para otros clientes. Cada uno tiene sus propios recursos, sin compartirlos con el resto de VPS que funcionan dentro del servidor, que incluso, pueden desactivarse, apagarse y reiniciarse de forma independiente.

En estos, el procesamiento (CPU), la memoria RAM, el ancho de banda y el almacenamiento son exclusivos para cada cliente, de forma que tiene cada uno su propia partición del correspondiente hardware. La utilización de las herramientas de cada partición no afecta en nada al funcionamiento de la otra.

Los VPS son ideales para proyectos que están empezando o que no necesitan grandes recursos para avanzar. Con ellos se alcanza una capacidad de personalización que es imposible tener, por ejemplo, en los hostings compartidos.

En ellos, incluso, se pueden albergar varios dominios, lo cual es muy conveniente para empresas que necesiten utilizar un mismo servidor para administrar varios sitios web o diferentes clientes con sus propias páginas.

Este sistema tiene varias ventajas, entre las que destacan:

  • Mayor acceso, personalización y flexibilidad que el hosting compartido.
  • Si alguna de las páginas alojadas en la máquina llega a presentar algún problema, el mismo no afectará al resto.
  • Es una opción más económica que la que ofrece el alojamiento dedicado.

Sin embargo, tiene sus desventajas, como son:

  • Solamente se tiene acceso a una parte de los recursos totales de la máquina.
  • Sale más costoso que usar un hosting compartido.
  • Son más difíciles de configurar y requiere tener conocimientos especiales relacionados con la gestión y administración de hostings.

Servidores dedicados

El servidor dedicado va un paso más allá del VPS, por cuanto se trata de máquinas físicas que están dedicadas exclusivamente a alojar un solo cliente, es decir, el cliente será el único que utilizará el hardware para la instalación de su sistema, con la exclusividad de su total utilización, lo cual permite adaptarlo a las necesidades específicas.

Este tipo de servidores son muy convenientes para grandes empresas o negocios web que tengan un alto tráfico de visitantes, utilicen muchas funciones y, en consecuencia, necesiten enormes cantidades de recursos.

Entre sus ventajas sobresalen que:

  • El alto tráfico no afecta para nada al rendimiento de la máquina ni a la página.
  • El sitio web trabaja de la manera más óptima posible.
  • Hay mayor velocidad, flexibilidad y acceso.
  • Muchos más recursos que los otros tipos de hosting.
  • Brinda mayor seguridad.

Por otra parte, es bueno conocer las desventajas de estas potentes máquinas, que realmente no lo son, por tratarse de equipos que se utilizan con fines específicos. Y, por tal razón, deben ser gestionados por personal cualificado y los recursos económicos necesarios:

  • Resultan bastante costosos.
  • Se requieren conocimientos avanzados para poder configurarlos y administrarlos.

¿Cuál elegir?

La decisión sobre qué tipo de alojamiento es el más conveniente responde a diversos aspectos, que debes analizar concienzudamente para elegir el que más pueda servir para tus necesidades y presupuesto.

Tamaño de la empresa: dependiendo de lo grande que sea el sitio web, se necesitarán más recursos para su funcionamiento y, en consecuencia, un mejor hosting.

No será lo mismo un alojamiento para una plataforma completamente informativa sobre una empresa, que uno para una gran tienda online que tenga miles de productos, con sus correspondientes vídeos promocionales para cada uno y que los clientes interactúen constantemente.

Conocimientos técnicos: tanto para la gestión de los VPS, como de los servidores dedicados, se necesita tener conocimientos especiales para sacarles el máximo provecho y rendimiento; aunque el segundo tipo requiere más atención especializada. Lo más recomendable es tener por lo menos un experto en gestión de servidores.

Rendimiento: si necesitas más velocidad y rendimiento de los recursos, el servidor dedicado es lo máximo que se puede tener. Con él puedes alojar catálogos inmensos de productos, audios y vídeos, sin problemas de que se cuelgue la conexión o tarde una eternidad en abrir una página. Pero, si tus requerimientos son más modestos, con un buen VPS será suficiente.

Seguridad: en ambos tipos de servidores se pueden optimizar las medidas de seguridad para evitar ciberataques, fraudes y demás peligros, que puedan atentar contra la seguridad del sitio web y de quienes lo visiten.

Escalabilidad: con una mayor gestión de recursos, se pueden desarrollar aplicaciones o sitios web con un uso combinado mayor de RAM, CPU y ancho de banda, lo cual permitirá crecer en función de las necesidades que se tengan. Tanto en los servidores privados virtuales, como en los dedicados, esa posibilidad está optimizada, para bien de los usuarios.

Coste: este es un aspecto bastante diferenciador entre ambos tipos de servidores, por cuanto la exclusividad del hardware y las correspondientes ventajas que ofrecen los dedicados, hace que tengan un precio mayor que los VPS. Es un aspecto que se debe evaluar bien, para elegir lo que más convenga.

¿Cómo de util fue este artículo?

¡Ayudanos con tu voto!

Puntuación media 5 / 5. Cantidad de votos 1

Nadie a votado aún, puedes ser el primero